NUESTRA FILOSOFÍA

Algunas consideraciones generales sobre nuestros bizcochos:

 

Se trata de bizcochos naturales y caseros, hechos con cariño y con ingredientes de primerísima calidad. Nada de fabricación industrial y despersonalizada ni ingredientes impronunciables.

 

- Ningún bizcocho es igual a otro. Todos están hechos a mano y uno a uno. No te extrañes si tu bizcocho preferido no sabe exactamente igual que la última vez. No hay 2 naranjas iguales, ni 2 plátanos en el mismo estado de maduración. No aspiramos a esa perfección fictícia que aportan los ingredientes a base de siglas y muchos números seguidos. Nuestros bizcochos son naturales y caseros, con las imperfecciones propias de la naturaleza de las cosas.

 

- La presentación está tan cuidada como el propio bizcocho que viene presentrado en una bolsa ideal de papel kraft e incluye un cuchillo de madera y una bolsita de azúcar glace para espolvorear sobre el bizcocho: Un auténtico regalo gourmet.

 

- Todos los bizcochos tienen una fecha de consumo preferente de 10 días a partir de su fecha de elaboración.

 

- Consejos de conservación: Conviene guardarlos bien tapados con film transparente en un lugar fresco y seco. No los guardeis en el frigo!

 

 

 

Algunas cosas que he aprendido de mis horas en la cocina...

 

 

- En repostería las improvisaciones no funcionan nunca. Ni lo intentes!

 

- Las recetas hay que seguirlas, sí! Pero nunca dejes de añadirle tu toque al plato. Sigue tu instinto y aprende de tus errores.

 

- La repostería es pura química.  Si te sabes los 4 trucos clave para hacer los bizcochos, casi siempre saldrán bien. Y sino, siempre tiene una explicación. Búscala y resuélvela la próxima vez que lo intentes.

 

- Paciencia, paciencia y paciencia. Rara es la receta que sale perfecta a la primera. Hay que ser humilde, analizar lo que ha pasado y repetir hasta que salga.

 

- Si preparas la receta con desgana o mal humor, no te va a salir. Ni te molestes. Espera a que se te pase y verás como te sale.

 

- La cocina en general y la repostería en particular tiene una lado bueno y un lado malo.

La parte buena es la elaboración de las recetas; lo más divertido. Lo peor? 

Recoger y fregar todo después de terminar. Acepta ese lado malo como algo intrínseco e inevitable

de este magnífico hobby.

 

 

Algunos consejos prácticos

 

 

- Los tiempos de cocción que se dan en las recetas son siempre aproximados. Cada horno es un mundo. Nunca dejes tu bizcocho desatendido. Hay que vigilarlo y estar pendiente del horneado.

 

- Las cantidades se deben respetar al pié de la letra. Asegúrate de pesar bien todos los ingredientes.

 

- Lee bien la receta antes de empezar y prepara todos los ingredientes antes de encender el horno.

 

- La calidad del bizcocho viene determinada por la calidad de los ingredientes. Elige productos de primerísima calidad.

 

- Todos los ingredientes deben estar a la misma temperatura. Por eso la planificación es clave (acuérdate de sacar la mantequilla de la nevera un buen rato antes)

 

- No mezcles en exceso. En cuanto veas que los ingredientes estén incorporados, deja de batir (esto va sobre todo por la harina).

 

- No abras el horno antes de tiempo. Ten paciencia.

 

- Una vez terminado, déjalo reposar en una rejilla y no lo desmoldes hasta que no se haya enfriado.

 

- Nunca lo guardes en la nevera. Siempre en un lugar fresco y seco y bien tapadito con film transparente.

 

UN BIZCOCHO PARA TEO EN REDES SOCIALES:

Horario de apertura

Lunes - Viernes11:00 - 14:30
17:00 - 20:00
Sábado11:00 - 14:00

Master Card Visa PayPal
MasterCard, Visa, Paypal

Llamar

E-mail

Cómo llegar